A lo largo de los últimos años, he detectado una sintomatología habitual en las personas que desean que les ayude a entrenarles. No usan  el pulsómetro.

Me he encontrado con todo tipo de perfiles, donde predominan los que no tienen pulsómetro ó el que lo tiene pero no lo usa por distintas razones: sólo desea usar el gps, conocer la duración de la sesión, los kilómetros realizados, y una de las razones más habituales, el poder compartir la sesión en las redes sociales.

En mi caso, me niego a entrenar a nadie que no disponga de un pulsómetro. Es un cacharrito que tiene un montón de funcionalidades y que es de gran ayuda por los motivos que voy a ir exponiendo a continuación. Además, es un dispositivo con gran competencia en el mercado lo que ha generado precios muy económicos. A día de hoy, podemos encontrar pulsómetros perfectamente útiles desde 30 euros.

  1. ¿Por qué es necesario aprender a utilizar el pulsómetro?

Al igual que es muy recomendable y cada vez es más frecuente la realización de un test de esfuerzo previó a la realización de cualquier actividad física de cierta importancia, no lo es menos, el saber usar el pulsómetro.

La mayoría de la gente sale a correr, montar en bici, va al gimnasio…Pero no son conscientes de sus propias capacidades físicas y el autocontrol de las mismas. Voy a explicar un ejemplo de sesión, nos encontramos con la típica persona que es capaz de correr 40mínutos, a un ritmo de 5:30/km de media. Sin embargo, durante los primeros 10 minutos su ritmo se acerco a 5:20, los siguientes 20 minutos sobre 5:30 y finalmente hizo los últimos 10 minutos a ritmo de 5:40, exhausto y con ganas de irse a casa. ¿Cuántos hemos sufrido esta sesión entrenando? y ¿Por qué nos ha sucedido esto?.

Si esta persona hubiera realizado el entrenamiento con pulsometro, los primeros 10 mínutos habría ido calentando a un pulso del 75-80% de su pulso máximo, habría realizado los siguientes 20 minutos a un pulso alrededor del 85% de su pulso máximo y los últimos 10 minutos iría a un pulso menor del 80% de su máximo. Muy probablemente, la velocidad media de la sesión hubiera sido muy similar…pero las sensaciones al acabar el entrenamiento muy diferentes.

En este sentido; “El pulsómetro nos ayuda a controlar y conocer mejor nuestras posibilidades ante el esfuerzo y la recuperación intrasesión e intersesiones”.

Ejemplos de sesiones de la misma persona con un año de diferencia y con pulso medio similar:

entrenamiento-2015

entrenamiento-2016

  1. ¿Qué beneficios tiene el uso del pulsómetro en la relación entre deportista y entrenador?

Como ya he comentado anteriormente, no sólo el deportista se hace más consciente de sus propias capacidades físicas, si no que indirectamente el entrenador espera que su deportista sea cada vez más autónomo, que es uno de los principios que me propongo al entrenar a cualquier tipo de persona.

Hace un par de semanas, una de las personas que entreno, me dice que él se vería capaz de entrenar a otras personas con retos similares a los que él tiene, ya que a lo largo de los años conmigo, sumados a sus experiencias deportivas, ha aprendido ciertos aspectos relacionados con el entrenamiento.

“Su principal aprendizaje fue el uso del pulsómetro, ahora sabe perfectamente lo que significa para él correr a 140 pm en sus rodajes suaves ó a 160pm en los bloques de 5 minutos”. Se ha dado cuenta, que es importante llegar “fresco” a los días de entrenamiento de calidad y que para ello ha tenido que sumar días de 140 pm entre medias. Anteriormente, no había tanta diferencia entre los días suaves y fuertes, con el resultado de mayor cansancio y menor progresión.

En mi caso, es el referente principal en tres grandes momentos del ciclo de entrenamiento de mis deportistas­:

  • Para llevar a cabo una Evaluación de diagnóstico. Suelo llevar a cabo algún test de campo que me aporta datos muy concretos relacionados con los umbrales de mi deportista. En caso de que sea farragoso el realizar el test de campo, mis deportistas durante la primera semana de entrenamientos, me tienen que ir aportando información relativa a su pulso ¿Cómo, Cuándo y Por qué? Tienen un pulso u otro.
  • Durante el proceso de entrenamiento. “Me ayuda en establecimiento de intensidades, volúmenes y recuperación”. Aquí es donde el feedback que me aporta el deportista es fundamental para poder dar una respuesta acorde a sus necesidades.
  • Al final de los mesociclos, periodos de entrenamiento más largos e incluso temporadas. Ya que resulta muy práctico para poder comparar los pulsos y ritmos iniciales con los registros posteriores. De esta manera, podré observar si hay progreso en el entrenamiento.
  1. ¿Qué aprenden mis deportistas al usar el pulsómetro?

Además de los dos aspectos citados anteriormente: Ser conscientes de sus propias posibilidades y el fomento de una autonomía en sus entrenamientos, hay un tercero: “Involucrarse y ser participes en el diseño de su entrenamiento”.

Ellos probablemente no se hayan dado cuenta hasta ahora, pero el diseño de los ciclos de entrenamiento esta mayormente decidido por ellos y voy a intentar explicar el motivo.

Por ejemplo, la semana previa antes de un cambio de entrenamiento, me pongo en contacto con ellos para preguntarles sobre “su vida”. ¿Cuándo pueden entrenar? ¿Qué días tienen más tiempo? ¿Cómo desean la distribución de las sesiones?. Pero como humanos que somos, esto no es una ciencia exacta y siempre surgen otras cosas. Así, ellos han aprendido que no deben nunca hacer dos sesiones seguidas de esas en las que tienen que trabajar con pulsos altos”por lo que cuando les surgen sus problemas, ellos mismos se van distribuyendo las sesiones teniendo en cuenta la carga de la misma….la cual está basada en el uso del pulsómetro

Conclusiones

  • Ayuda a conocer tus propias capacidades físicas.
  • Ayuda a fomentar la participación e involucración en el diseño de los entrenamientos.
  • Imprescindible a la hora de establecer volúmenes, intensidades y recuperaciones por parte del entrenador
  • Es un dispositivo muy económico.