Una nueva consecuencia del uso del pulsómetro y de la constancia en el plan de entrenamientos, la suma de ambos ha vuelto a tener su recompensa. En este caso, José ha conseguido bajar de 50 minutos en un 10 kilómetros.

1. Evolución de la condición física de José

Como ya se ha comentado en el apartado de experiencias (http://www.entrenamientosparatodos.com/experiencia-de-jose/ ), José ha mejorado muchísimo su capacidad física, proponiéndose diversos retos, consiguiendo todos ellos menos el último, correr 10 kilómetros en 50 minutos.

La evolución física estaba siendo espectacular, no hace más de dos años era una persona sedentaria, hace un año ya era capaz de correr los 5 kilómetros por debajo de 26 minutos, hace 6 meses lo bajo de 24 minutos y su siguiente reto era bajar de 50 minutos en menos de 10 kilómetros.

Desde esos 6 meses hasta día de hoy, los entrenamientos estaban enfocados en mejorar su capacidad aeróbica y potencia aeróbica. Sin embargo, hace unos 3 meses y después de varios intentos para bajar de 50 minutos, no lo conseguía. Por lo que decidimos cambiar el reto a conseguir y preparar una media maratón para diciembre.

Curiosamente, después de algo más de dos meses preparando la media maratón y como instrumento de evaluación de su condición física, nos propusimos hacer un test de 10 kilómetros con  sorprendente resultado.

2.El uso inteligente del pulsómetro

Mi intención principal con el uso del test de 10 kilómetros era el de conocer, en un test de campo, unos umbrales de trabajo aproximados, útiles para progresar en los siguientes ciclos de entrenamientos previos a la media maratón.

Como en los anteriores test de 10 kilómetros, explico a José un pequeño protocolo a seguir: «10 minutos calentamiento sin pasar de 145pm+ 10km ( 8 km entre 156-158pm, empieza suave, los dos primeros kilómetros no importa que no llegues a 155pm porque te irá subiendo el pulso, después mantén el ritmo y los dos últimos kilómetros puedes ir como tú quieras, puedes acabar fuerte pero sin matarte

¿Por qué no podía pasar de 155pm los dos primeros kilómetros? ¿Por qué tenía que correr los 8 primeros kilómetros sin pasar de 156-158pm?

Ambas preguntas están relacionadas con la fisiología deportiva e intentaré explicarlo de una manera sencilla.

En la primera cuestión, el cuerpo necesita un tiempo para que el pulso se adapte al ritmo de carrera. En este sentido, al inicio en este tipo de pruebas, vamos a un ritmo muy rápido, pero proporcionalmente a un pulso menor que solemos tener a ese ritmo de carrera.

En cuanto a la segunda pregunta, en evaluaciones de condición física realizadas anteriormente (test de 5 kilómetros, test Diper y test de 10 kilómetros), parece que cuando José esta en 160 pm o más, entra en un estado anaerobio el cual no le permite continuar con la actividad durante un periodo largo de tiempo. Por lo que, le indicaba que se situará en un rango de 156-158pm, probablemente el pulso más aproximado al que puede correr durante periodos largos de tiempo.

Esta vez, a diferencia de otras anteriores, José siguió el protocolo a la perfección y sus sensaciones fueron muy buenas.

test-10-kilometros-1

test-10-kilometros-2

3. ¿Cuántas Marchas tenemos?

Probablemente todos tenemos el mismo número de marchas, pero nuestra condición física es la que nos marcará el ritmo de carrera en el que podemos correr en cada una de las marchas y durante cuánto tiempo lo podríamos mantener.

En el ejemplo anterior, correr sobre 160 pm sería como en ir en 6º en el coche con un consumo de gasolina altísimo. La gasolina sólo da para un tiempo limitado y en su caso no mayor de 30 minutos en el mejor de los casos.

Sin embargo, parece que yendo a un pulso ligeramente inferior, 156-158 pm, José estaría corriendo en su 5º marcha, con un consumo de gasolina menor que le permitirá probablemente correr alrededor de 1 hora.

Las otras marchas que tiene José, le sirven para ir mejorando su capacidad aeróbica, correr carreras más largas e ir progresando poco a poco en sus entrenamientos.

 

Conclusiones

  • José ha aprendido a regular su esfuerzo durante una prueba, gracias en parte al pulsómetro. !Enhorabuena José!
  • El uso inteligente de las marchas que disponemos nos puede aportar grandes beneficios.
  • El pulsómetro como instrumento indispensable para mejorar y progresar en los entrenamientos.