Durante los últimos meses prácticamente no he escrito ningún relato relacionado con los resultados obtenidos por los deportistas que entreno. Sin embargo, si he ido recogiendo sus percepciones y las motivaciones que les llevan a seguir realizando actividad física de una manera regular y dirigida a una meta concreta.

word-image-3

A mediados de noviembre leí una entrevista realizada a Kilian Jornet en TriatlonWeb https://www.triatlonweb.es/noticias/articulo/kilian-jornet-podria-vivir-sin-competir-sin-retos-pero-no-podria-vivir-sin-entrenar, para quienes no le conozcan, es probablemente la referencia más importante durante los últimos años del Trailrunning (correr por la montaña) en España y con gran impacto internacional. De todas las afirmaciones que realiza hay una que me llamó la atención:

“Podría vivir sin competir, sin retos, pero no podría vivir sin entrenar”

Resumiendo, cuando Kilian deje de ser competitivo en las carreras dejará de competir, pero nunca dejará de entrenar y seguir realizando actividad física, exponiendo razones como su amor por la montaña, disfrutar de las amistades y el propio placer que tiene el hacer ejercicio físico.

Después de esta larga introducción me pregunto ¿qué nos motiva a entrenar aunque surjan múltiples adversidades? A mi modo de ver observo las siguientes posibilidades:

En primer lugar están las personas que realizan actividad física para competir. Da igual cuándo ni dónde, hoy salgo a batir mi récord en el Strava en el tramo de mi casa al puente que llega al río, en este recorrido de 10 kilómetros medidos con el Garmin he bajado otros 2 segundos en esta sesión e incluso, salgo con mi grupeta en bici y en cuanto veo una rotonda mi objetivo es salir haciendo rueda…

En segundo lugar está el hacer actividad física de cara a su futura exposición pública en redes sociales. Aquí se encuentra toda aquella persona que valora sus entrenamientos y/o carreras en base a los comentarios o likes que le dan en Facebook, Instagram, etc.

En tercer lugar se sitúan aquellas personas que anteponen el conseguir una marca, el acabar una carrera y/o la mezcla de ambos casos a los condicionantes que le puedan surgir en su vida. Un gran número de deportistas populares siguen entrenando largas horas con la creencia de que así mejorarán más, hacen actividad física lesionados pensando que así no perderán la forma física y no respetan los tiempos de recuperación y asimilación de entrenamientos.

Por último y sorprendentemente con un número menor de seguidores, está un grupo de personas que es consciente de los grandes beneficios que tiene realizar actividad física para la SALUD, conocen soberanamente su cuerpo; trabajando sus debilidades y potenciando sus destrezas y reconocen la actividad física como una parte integrada en su vida, la cual ha llegado para quedarse por siempre.

word-image-4

Evidentemente, puede haber personas que se vean reflejados en varios grupos y que les produzca satisfacción otros aspectos no mencionados en ninguno de los apartados. Sin embargo, lo que caracteriza a todos los grupos es la MOTIVACIÓN, exponiendo argumentos diferentes en cada uno de los casos. Ésta motivación puede ser de manera extrínseca (condicionantes externos que no dependen de nosotros como “las carreras”) o intrínseca (factores internos que dependen de cada uno: propio placer de la actividad física), cada grupo expuesto se enmarca claramente con un tipo de motivación u otra.

¿Qué creo que nos quiere decir Kilian Jornet? Que el sigue entrenando, disfrutando, que está dispuesto a anteponer condicionantes de su vida para seguir rindiendo a nivel élite (vive de ello)…pero cuando se retire, no gane dinero con ello, seguirá entrenando porque es lo que más le gusta, con lo que más disfruta y es parte de su vida, todo ello aún sin carreras.

word-image-5

¿Cuál es tu opinión al respecto?

¿Entrenas para competir? ¿Entrenamos para demostrar nuestras habilidades ante la sociedad que nos rodea? ¿Cómo de importante es esa carrera, marca, puesto…Para ti? ¿Seguirías haciendo actividad física aunque no hubiera carreras?