Durante los últimos meses me ha sido imposible utilizar el blog como un medio de información útil de las aventuras de mis deportistas, sin embargo, sí han realizado numerosas carreras con diversos resultados, en su mayoría, bastante positivos.

Al igual que sucede con el curso escolar, parece existir grandes similitudes entre el calendario que tiene el alumnado de la enseñanza obligatoria y el que tienen la gran mayoría de deportes. Así, después de unas merecidas vacaciones veraniegas el deportista popular suele proponerse sus próximos objetivos deportivos.

LA MARATÓN COMO EL GRAN OBJETIVO

Uno de los objetivos más habituales entre mis deportistas es el de hacer una maratón, siendo probablemente la prueba rey entre el corredor popular, ya que está rodeada de un cierto misticismo. En el argot vulgar está bastante extendida la idea de: “tú no eres corredor hasta que nos has corrido una maratón”, con la consiguiente reacción popular de correr y acabar una maratón de la manera que sea.

En estas líneas no me parece pertinente ponerme a describir las consecuencias físicas que tiene correr una maratón sin la adecuada preparación (incluso los atletas profesionales tardan un tiempo considerable en volver a estados fisiológicos previos a la carrera), pero si creo conveniente aportar una serie de recomendaciones antes de que nos apuntemos al primer maratón que veamos.

LÍNEAS BÁSICAS PREPARACIÓN MARATÓN

La primera y más importante es el historial deportivo, siendo necesario un mínimo de 3-4 años en los que se haya preparado carreras de distancias más cortas. Cuando me refiero a preparar, eso implica un mínimo de entrenamiento de 3-4 días semanales.

En segundo lugar el trabajo de fuerza como la gran olvidada en los deportistas de resistencia. Es muy habitual pensar que para correr una maratón todo nuestro entrenamiento debe estar enfocado a hacer kilómetros, tiradas a ritmos, series , etc. No digo que no sea importante tener un procesos de adaptación aeróbico para correr una maratón, pero también es evidente la necesidad del trabajo del resto de capacidades físicas básicas, entre las que se encuentra el trabajo de fuerza.

Por último, la importancia que tiene la asimilación de cargas y entrenamientos es el fundamento para alcanzar el objetivo final. Me refiero a que correr una maratón implica un proceso en el que es vital un “descanso óptimo” que nos permita ir asimilando las cargas de entrenamientos que vayamos realizando, sino cabe la posibilidad de que nos quedemos en el camino por lesión y/o excesivo cansancio.

¿QUÉ OS PARECE?

PD- Os dejo los resultados de categoría masculina del premio Strava de la carrera de Espirdo “Descubre el Camino” edición 2019. Me parece una propuesta muy interesante que fomenta un tipo de participación diferente en todas las carreras populares.

word-image