LA VUELTA A SER COMPETITIVO II

En este post voy a explicar cómo ha sido la evolución de Ángel durante el tiempo que lleva entrenando con nosotros. Como ya mencioné en un post anterior (http://www.entrenamientosparatodos.com/2018/08/05/595/) las marcas y sobre todo las sensaciones corriendo volvían a recordar a cuando el atleta tenía 10-12 años menos.

Algunas de las marcas y puestos durante la temporada 2017-2018:

  • Test en Pista de atletismo 1500m en 4:26
  • Milla de Arévalo 4:47
  • Legua de Cantalejo 3º Veterano
  • Carrera de San Lorenzo 2º Absoluto
  1. Desarrollo de la temporada 2018-2019

La temporada 2018-2019 comenzó con buenas sensaciones en el Cross de Cantimpalos y una buena actuación en la San Silvestre de Almeria. Posteriormente, realizó una preparación específica para el 10km de Laredo, para acabar la temporada con la pista y su distancia favorita el 1500m”.

Algunos de los resultados más significativos de la temporada 2018-2019:

  • 3000m en pista cubierta, Campeonato de CyL: 9:22.57.
  • 1500m, 1º en el Memorial Isaac Sastre: 4:15.54.
  • Milla, Campeón de España Master 40: 4:34.19.
  • 1500m, 2º en el Campeonato de CyL Absoluto: 4:11.45.
  • Milla, Campeonato de CyL, 3º Absoluto y 1º Master 40: 4:45.60.

Como se puede comprobar, los resultados han sido excelentes, no solo ha mejorado las marcas del año anterior, sino que además, ha competido con una estrategia de carrera muy buena, que en algunas ocasiones se podría tildar de perfecta.

word-image-5

2. Aspectos clave de la preparación

Para poder llegar a este nivel toda la planificación ha girado en torno a mantener una progresión y continuidad. Para ello, el principal objetivo ha sido el mantenimiento de un sistema oseo-articular en un estado óptimo, que nos permitiera ir progresivamente haciendo ciclos de carga-recuperación.

Para alcanzar este objetivo se han seguido fundamentalmente tres premisas: un trabajo de fuerza específico e individualizado, unos ciclos de cargas-recuperación adaptados a las necesidades del atleta y un trabajo de pista con unos ritmos más lentos de la capacidad del atleta.

El trabajo de fuerza ha ido enfocado a la mejora de activación de glúteo medio y, sobre todo, a tener una mejor coordinación intermuscular en el patrón motor de la carrera. Algunas de las sensaciones del atleta en algunos entrenos eran: “no me parecía ir tan rápido en las series” y “me he visto en alguna foto y ahora me veo corriendo mejor”. Como resultado, el trabajo de fuerza ha conseguido que corra más cómodo, pero fundamentalmente con mejor control corporal.

En cuanto a los ciclos de carga-recuperación, el entrenamiento se ha individualizado al estilo de vida del atleta, permitiendo días de descanso en función del horario de trabajo y dejando los días de calidad suficientemente espaciados para una mejor asimilación de los mismos. El atleta ha visto una gran mejoría en esos días de rodaje suave que anteriormente casi nunca realizaba, pasando de unos ritmos medios de 4:40-4:45 a otros cercanos a 4:20-4:25, en ambos casos por trayectos y pulsos similares. Ángel, es un claro ejemplo de lo bien que adapta un “Entrenamiento Polarizado” a la gente que no es profesional de este deporte.

Por último, el trabajo de ritmos más lentos de los que el atleta está capacitado ha permitido una mejor asimilación de esos ritmos y mantener una técnica de carrera adecuada. Para ello, se ha evitado el que cada entrenamiento de calidad se convierta en una “carrera o test para ver cómo estoy” (claro error del deportista popular), permitiendo al atleta un cierto margen y una mejor interiorización de ritmos rápidos pero no extenuantes muscularmente. Por ejemplo, entrenamiento de series de 400m en 1.08, en vez de 1.04-1.05, ritmos que posiblemente podría realizar el atleta pero en los que terminaría el entrenamiento reventado

3. Expectativas temporada 2019-2020

Esta temporada se inicia con una motivación y confianza del atleta en la proposición de nuevos retos. Entre ellos, el poder ser competitivo en distancias mayores, como en este caso hacer algún 5000 sobre 15:30.

Por otro lado, aún parecen lejos aquellos 3:58.40 en 1500m, pero ¿quién ha dicho que no sea posible?