Una de las ventajas de esta situación de confinamiento ha sido el poder analizar algunas de las propuestas más populares en las redes sociales y qué ha entendido la población al respecto.

Si eres de esas personas que realiza actividad física con la única premisa de pasar un buen rato, sin darle importancia a los posibles beneficios e inconvenientes de realizar ese tipo de actividades, este post no está dirigido a tus intereses.

La idea fundamental que quiero transmitir, es la creencia errónea sobre las tablas de ejercicios y sobre su relativa funcionalidad y mejora a nivel muscular. Me refiero a esa típica tabla de trabajo de fuerza, que dependiendo del número de repeticiones se catalogaba en fuerza resistencia, fuerza explosiva, hipertrofia, trabajo de coordinación intermuscular y muchos otros apellidos.

word-image-2

Aunque parezca sorprendente, esas tablas de ejercicios están muy extendidas con otros nombres más modernos y de amplio espectro, las cuales suelen incurrir en los mismos errores. Por citar algunos ejemplos: Aerobic, Crossfit, Zumba, Pilates, etc. Todas ellas son secuencias de ejercicios físicos, en algunos casos siguen el ritmo de la música y/o unos tiempos marcados por el monitor.

¿Qué están trabajando en esas actividades? ¿Para qué sirven? ¿Son saludables? ¿Son lesivas? ¿Están individualizadas a las características individuales? ¿Respetan los principios de entrenamiento?

word-image-5

Por poner un ejemplo, vamos a pensar en esa chica que se apunta a Crossfit porque una amiga le ha dicho que es una actividad física muy divertida y que además ha conseguido buenos resultados a nivel estético y de salud, sin embargo, no le ha contado que es muy probable que acabe lesionada porque su estado muscular no está preparado para realizar esa actividad y que debería hacer un trabajo complementario de fuerza y de compensación muscular previamente.

En resumen, para hacer un ejercicio de la modalidad que sea, se requiere de una coordinación y una fuerza muscular que nos permitan llevar a cabo el movimiento. Por lo que, como entrenadores debemos evitar la planificación en base a ejercicios y hacerla enfocada a los músculos y grupos musculares que deseamos trabajar, generando como consecuencia una estabilidad articular. Esta estabilidad articular será la clave para hacer cualquier actividad física correctamente y no tener futuras lesiones.