Entrenamientos

Tanto mi formación como el uso que he dado a mi tiempo de ocio durante los últimos años ha girado en torno al “Deporte”, y más concretamente, enfocado al entrenamiento en deportes de resistencia: ciclismo, correr, duatlón, triatlón…Aunque también he entrenado a  bomberos, personas que desean bajar de peso e incluso a árbitros.

Mi  trabajo es la docencia y mi pasión el deporte. Ambos aspectos están estrechamente relacionados y desembocan en un principio común: “ME GUSTA GUIAR A LOS DEPORTISTAS PARA QUE PUEDAN REALIZAR SUS METAS”julio-1

La mayoría de los programas de entrenamientos que actualmente se utilizan están probados y testados en deportistas de alto rendimiento ó con un nivel muy alto en esa disciplina deportiva. Además, todos ellos siguen de una manera u otro un método científico que les otorgue una rigurosidad y veracidad. Sin embargo, ¿Dónde queda el deportista popular o la persona que se inicia en un deporte? ¿debemos seguir el mismo patrón de entrenamiento?

Bajo mi punto de vista, la respuesta es “no”. Esto no significa que no nos podamos servir de estos estudios para elaborar nuestros planes de entrenamiento, significa que las características individuales de los deportistas amateurs o de las personas que se inician distan mucho de las pretensiones del deporte de alto rendimiento.

En este sentido, mis deportistas son tan variados como los programas de entrenamiento que utilizo. La organización y planificación del entrenamiento parte de sus necesidades reales y de su situación personal. De esta manera, primero evaluó las características personales para después poder dar paso a un posible plan de entrenamiento, y digo “posible” porque ira variando y adaptándose al  progreso y situación personal del individuo.

DECÁLOGO

  1. Valorar la situación personal del deportista, teniendo en cuenta no sólo sus características físicas, sino también: emocionales, cognitivas y sociales
  2. Involucrar al deportista en el programa de entrenamiento, fomentando su implicación y consensuando las tareas a realizar
  3. Establecer unas metas claras y los tiempos de consecución de las mismasemilio-du-bilbao
  4. Evaluar y seguir al deportista en su proceso: Antes, durante y después. Lo que conlleva una secuenciación de objetivos a corto, medio y largo plazo.
  5. Otorgar un feedback útil al deportista y valorar su respuesta para posibles feedforwards futuros.
  6. Adaptar los principios de entrenamiento a las características individuales del deportista
  7. Asesorar en la medida de lo posible en aspectos nutricionales y de recuperación del deportista
  8. Evitar las lesiones, estableciendo pautas de carga y descanso adecuadas.
  9. Crear rutinas de entrenamiento con el uso del pulsómetro, fomentando el autoconocimiento del deportista
  10. Fomentar una comunicación fluida entre entrenador y deportista